Motivación y Educación Activa

La motivación es el impulso vital inherente al desarrollo. La energía intrínseca  involucra  a las personas en una actividad  en la que todas las capacidades humanas se ponen en juego. Tanto el niño como el adulto actúan y evolucionan reaccionando  según sus necesidades. La necesidad y capacidad de aprender, de saber, de adaptarse y realizarse se mantienen gracias a la motivación a lo largo de nuestra vida.

Continue reading «Motivación y Educación Activa»

Aprender, saber y ser

En el artículo anterior hemos visto qué es aprender. Aprender es algo natural, es una necesidad vital que nos da energía, nos mueve[1]. Aprender significa absorber experiencias del mundo que nos rodea. Lo aprendido crea o modifica nuestros esquemas, estructuras mentales que se guardan en la memoria con diferentes matices proporcionados por la afectividad.

Continue reading «Aprender, saber y ser»

Aprendizaje y desarrollo

El aprendizaje y el desarrollo son inseparables y dependientes entre sí. El ser humano se desarrolla desde el nacimiento física, afectiva y mentalmente de forma simultánea; su naturaleza le exige aprender y le proporciona interés y motivación de forma natural.              Por tanto, el aprendizaje es imprescindible para el desarrollo y la motivación para aprender es intrínseca ya que aprender es una necesidad vital.

Necesitamos conocer lo que nos rodea para adaptarnos al ambiente. Los sentidos facilitan el contacto con el mundo desde el nacimiento. En la cuna, el niño comienza moviendo brazos y piernas y, al mismo tiempo, hace prácticas con la voz y produce sonidos hasta llegar a pronunciar las primeras palabras. Es el oído el sentido que, en primer lugar, pone al niño en contacto con el entorno, ya que proporciona sensaciones sin necesidad de acción alguna por parte del recién nacido.

Continue reading «Aprendizaje y desarrollo»